No sabemos lo que durará la crisis de chips que afecta a todo el planeta, pero los retos a los que se enfrenta la industria son muy importantes y parece complicado que vayan a quedar solventados en cuestión de meses.