Inicio - ciencia y Tecnologia - Hondureño inventa dispositivos “plug-and-play” para diagnósticos médicos

Hondureño inventa dispositivos “plug-and-play” para diagnósticos médicos

17.05.2018

Después de varios años de experimentación en el MIT, el equipo del laboratorio Little Devices, dirigido por el hondureño José Gómez-Márquez de Tegucigalpa, ha desarrollado un juego de piezas rompecabezas para que los laboratorios clínicos puedan fabricar sus propias pruebas rápidas para enfermedades como el Dengue, Zika y el monitoreo de condiciones como la diabetes y biomarcadores para el cáncer.

Para el equipo de investigación, el reto fue no en desarrollar un solo diagnostico en Estados Unidos y exportarlo a países en Latino America, sino en vez, desarrollar un juego de construcción para que innovadores locales en Honduras y otros países puedan desarrollar sus propias pruebas rápidas sin necesidad de laboratorios avanzados o equipos especializados.

Para armar una prueba rápida, solo hay que formar un camino de reacciones, como una niña arma un tren de juguetes. Al formar el tren, que corresponde a una secuencia química, el usuario puede comenzar a desarrollar la prueba de enfermedad deseada.

El equipo de investigación, basado en Cambridge, Massachusetts, pero con ubicaciones de desarrollo internacionales en Chile, Nicaragua y Europa, ha demostrado el sistema con pruebas de infección bacterial, glucosa, el virus de ebola y dengue, así como pruebas avanzadas de oncología y calidad del agua. Los resultados fueron publicados en la revista científica Advanced Healthcare Materials 16 de Mayo.

Tradicionalmente, las pruebas rápidas con importadas del exterior con variabilidad en su rendimiento. La posibilidad de mejorarlas localmente no existe por lo que crea una condición de dependencia al desarrollo científico exterior.

El equipo de MIT quiso para este modelo de desarrollo biomedical y general sostenibilidad local. El sistema le permite a cualquiera generar, modificar, y verificar pruebas rápidas para que sean adecuadas a las condiciones locales.

Asimismo, la tecnología modular y portátil le permite al personal médico montar un mini laboratorio en el espacio de un maletín de oficina sin necesidad de instrumentos o formación especializada. Irónicamente, las pruebas rápidas importadas del exterior muchas veces dependen de muestras de pacientes locales (o hondureños), ya que son procesadas en el exterior para generar reactivos que luego se imprimen los ensayos clínicos comerciales.

Con el sistema Ampli, las muestras se pueden quedar en Honduras para que se generen soluciones locales.

A criterio de Gómez-Márquez, el potencial es empoderar a los laboratorios clínicos de los vecindarios en el país para que aprendan están técnicas y se auto sostengan para el bienestar de todos los pacientes sin necesidad de gastar en equipos importados complejos y caros. Lo que más nos emociona, es la llamada de algún usuario local que nos diga que fue lo que inventaron ellos con nuestros instrumentos.

José Gómez-Márquez: “En Honduras siempre hay innovadores en todos los rincones del país, con todo tipo formación formal e informal y queremos apoyarlos con estas tecnologías.”

Fuente: latribuna.hn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: