Inicio - Ciencia y Tecnología - La naturaleza responde: los microbios están evolucionando para convertirse en ‘comeplásticos’

La naturaleza responde: los microbios están evolucionando para convertirse en ‘comeplásticos’

Fondo marino con desechos de todo tipo

 

La producción de plástico se ha disparado en los últimos setenta años. Ese ha sido tiempo suficiente para que varios microbios respondan a este ‘ataque’, evolucionando para degradar este tipo de compuestos: científicos de la Universidad de Chalmers (Suecia) han analizado cientos de muestras de ADN del medioambiente tomadas en todo el mundo y han encontrado 30.000 enzimas diferentes con capacidad para descomponer hasta 10 tipos diferentes de plástico. Los resultados de esta investigación acaban de publicarse en la revista ‘ mBIO‘.

El equipo utilizó modelos informáticos para buscar enzimas microbianas con potencial para degradar del plástico, que luego se compararon con las cifras oficiales de contaminación por desechos plásticos en países y océanos. «Nuestros datos demuestran que el potencial de degradación del plástico del microbioma global se correlaciona fuertemente con las mediciones de la contaminación plástica ambiental, una demostración significativa de cómo el medio ambiente está respondiendo a las presiones que le estamos ejerciendo», explica en un comunicado Aleksej Zelezniak, profesor asociado de biología de sistemas en Chalmers.

Es decir, que la cantidad y diversidad de enzimas que degradan el plástico están aumentando en respuesta directa a los niveles locales de contaminación de este material. Algunas de las ubicaciones que contenían las cantidades más altas de diversidad y número de enzimas eran las que más desechos presentan, como por ejemplo las muestras tomadas en el Mar Mediterráneo y el Océano Pacífico Sur.

«Actualmente, se sabe muy poco sobre estas enzimas que degradan el plástico, y no esperábamos encontrar una cantidad tan grande de ellas en tantos microbios y hábitats ambientales diferentes. Este es un descubrimiento sorprendente que realmente ilustra la magnitud del problema», afirma por su parte Jan Zrimec, primer autor del estudio, colaborador Zelezniak y ahora investigador en el Instituto Nacional de Biología de Eslovenia.

¿Una solución para combatir la contaminación?

Cada año, alrededor de 8 millones de toneladas de plástico se vierten a los océanos del mundo. Los avances naturales de la degradación del plástico son muy lentos: la vida útil de una botella de PET, por ejemplo, puede ser de hasta cientos de años. El crecimiento de estos desechos es un problema global y existe una necesidad creciente de soluciones para gestionarlos. Los investigadores creen que sus resultados tienen el potencial de descubrir y adaptar enzimas para nuevos procesos de reciclaje.

«El siguiente paso sería probar las enzimas candidatas más prometedoras en el laboratorio para investigar de cerca sus propiedades y la tasa de degradación plástica que pueden lograr. A partir de ahí, se pueden diseñar comunidades microbianas con funciones de degradación específicas para tipos de polímeros específicos», señala Zelezniak.

Más noticias...

La española Freepik le planta cara a Photoshop: ya tiene su propia herramienta para expandir imágenes con IA

Una de las funciones más interesantes que nos ha dado la inteligencia artificial generativa es …

A %d blogueros les gusta esto: