Inicio - Columnas - Positivo y Negativo - Positivo y Negativo: ¿Qué tan coherente es usted?, por Emilio Santamaría

Positivo y Negativo: ¿Qué tan coherente es usted?, por Emilio Santamaría

¿Qué tan coherente es usted?
por Emilio Santamaría S.
12 de noviembre 2019

La zorra llegó jadeante a la cabaña de su amigo el leñador y tocó la puerta insistentemente pidiendo socorro a gritos. El hombre abrió la puerta y rápidamente la hizo entrar. Personalmente le debía muchos favores y quería ayudarla. Esta le explicó que unos cazadores la perseguían y, por puro deporte, querían matarla.

Un momento después aparecieron los hombres cabalgando, armados de escopetas. El leñador salió y estos le preguntaron: “¿Has visto una zorra por aquí?”. El leñador se percató que era gente muy prominente del pueblo y quiso quedar bien con ellos. En voz muy fuerte para que la zorra escuchara gritó: “¡No! ¡No he visto ninguna zorra!.

Pero, al mismo tiempo, con sus manos hacía gestos a los cazadores señalando el lugar donde se escondía la perseguida. Quizá por la prisa, los cazadores no entendieron las señas e impacientes se alejaron en su búsqueda.

Cuando el ruido de los caballos desapareció en la distancia, la zorra abrió la puerta y salió. Empezó a alejarse con un lento trote y sin despedirse miró con desprecio al leñador.

“¡Bueno, zorra! ¿No me vas a dar siquiera las gracias?”. La zorra, que seguramente había visto por alguna rendija la baja acción de su supuesto amigo, le dijo: “Te daría las gracias si tus palabras correspondieran a tus hechos”.

¡Que buena lección en esta vieja fábula! La vida, como la zorra, despreciará a todo aquel que comunique con sus hechos lo contrario de lo que indica con sus palabras. ¿Qué pensaría usted si alguien llegara a hablarle sobre lo perjudicial del tabaco y le pidiera que ni se le ocurra probar un cigarrillo jamás y usted sabe que él presume de ser fumador? ¿Lo tomaría en serio?

Tampoco tomamos en serio a la gente que promete algo, pero que no cumple jamás sus promesas. Un dicho popular reza: “Lo que haces habla tan fuerte que no deja escuchar lo que dices”. Y es que en general percibimos “más allá” de las palabras, por eso ser congruente entre lo que decimos y lo que hacemos nos dará un toque de autenticidad que ningún farsante podrá imitar. ¿Recuerda usted las palabras bíblicas “por sus hechos los conoceréis”?

LO NEGATIVO: Ser discordantes entre los que decimos y lo que hacemos.

LO POSITIVO: Ser siempre coherentes y ganar así el respeto de los demás.

Compártalo con personas que usted aprecia. GRACIAS.

Más noticias...

Positivo y Negativo: Incapacidad Aprendida, por Emilio Santamaría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: