Inicio - Ciencia y Tecnología - La NASA intenta hoy una arriesgada maniobra para salvar al Hubble

La NASA intenta hoy una arriesgada maniobra para salvar al Hubble

En la imagen, dos astronautas reparan el Hubble durante la última misión de mantenimiento programado del telescopio espacial en 2009

Tras un mes de quebraderos de cabeza, los ingenieros de la NASA creen que por fin han conseguido identificar el fallo que ha dejado fuera de servicio al telescopio espacial más poderoso y conocido del mundo.

Puesto en órbita en 1990, el Telescopio Espacial Hubble ha cambiado por completo nuestra visión del Universo. Sus espectaculares imágenes del nacimiento y muerte de estrellas, de lejanas galaxias y estructuras gigantescas se han impreso en las retinas de miles de millones de personas. Se trata, según la NASA, del instrumento científico más rentable de todos los tiempos.

Gracias a sus observaciones fue posible, por ejemplo, descubrir nuevas lunas alrededor de Plutón y rastrear el paso por nuestro sistema de oscuros objetos interestelares. Con sus datos, los astrónomos han obtenido mediciones más precisas de la edad y la tasa de expansión del Universo. Y sus ‘ojos’ nos han permitido ver incluso algunas de las primeras galaxias que se formaron tras el Big Bang.

Sin embargo, desde el pasado 13 de junio el telescopio está ‘fuera de línea’. Una de sus principales computadoras dejó de funcionar y los ingenieros de la NASA llevan desde entonces haciendo toda clase de pruebas y diagnósticos para averiguar el origen del fallo. Finalmente ayer, miércoles, la agencia espacial anunció que, con toda probabilidad, el mal funcionamiento se debió a un regulador de energía defectuoso.

Hoy, esa pieza será ‘desconectada’ y sustituida por una copia de respaldo en una arriesgada maniobra que podría devolver al Hubble a sus observaciones científicas en apenas unos días. «Creo que van a tener éxito, pero eso no está garantizado», ha manifestado Paul Hertz, director de la división de astrofísica de la NASA.

La última actualización del Hubble tuvo lugar en 2009, cuando un equipo de astronautas reparó en órbita dos instrumentos averiados, en la que fue la quinta y última operación de mantenimiento del telescopio espacial. Actualmente, la NASA no dispone de una forma de enviar astronautas hasta allí, y es necesario recordar que muchas de las piezas del telescopio tienen más de 30 años. «Algún día -dice Hertz- se producirá un fallo aleatorio de algún componente del que no tenemos una copia de seguridad. Esa es la forma más probable de que la misión del Hubble termine».

No era la computadora

Cuando el ordenador del Hubble, una máquina de la década de los 80 que controla todos sus instrumentos, dejó de funcionar el pasado 13 de junio, los ingenieros trataron inútilmente de volver a ponerlo en marcha. Pero no era la computadora la que fallaba. Tras ejecutar cientos de pruebas, se dieron cuenta de que el fallo tenía que ser de alguna otra pieza del hardware del telescopio.

La buena noticia es que cada pieza del hardware del Hubble tiene un ‘gemelo’ preinstalado en el telescopio por si se produce algún fallo. Y ahora los ingenieros de la NASA solo tienen que cambiar a la pieza de respaldo. Algo que ya se hizo en una ocasión, en 2008, cuando otro fallo de la computadora dejó al Hubble fuera de línea durante dos semanas.

Con todo, la maniobra resulta complicada y no está exenta de riesgos. De hecho, no se trata solo de ‘apagar’ una pieza y ‘encender’ otra. La unidad defectuosa está vinculada a muchos otros componentes y sistemas de control de los instrumentos científicos del telescopio. Y la NASA tendrá que cambiarlos todos. Una vez completada la operación, todas las piezas afectadas ya no tendrán copias de respaldo a las que acudir si alguna falla en el futuro. Si eso llegara a suceder, sería el fin del telescopio espacial.

Una operación arriesgada

Según la NASA, aunque el telescopio y sus instrumentos científicos siguen funcionando con normalidad, el cambio a la pieza de respaldo será ‘más arriesgado’ de lo que esperaban los ingenieros después de evaluar el problema por primera vez.

Por lo tanto, los ingenieros de la NASA verificaron, y volvieron a verificar, todos sus planes antes de que la agencia aprobara el cambio. El equipo ha llevado a cabo simulaciones de la sustitución de la pieza en computadoras que imitan a la del Hubble, y la NASA ha realizado hasta dos revisiones de los procedimientos para el cambio de hardware. En palabras de Hertz, «le dije al equipo: ‘no tengo prisa’. Lo más importante es recuperar el Hubble de forma segura, y no de la forma más rápida posible».

Dentro de apenas unas horas, sabremos si la delicada operación ha tenido éxito o si el Hubble ha dejado, definitivamente, de funcionar.

Más noticias...

Así vuela el «taxi aéreo» del futuro que usará energía sostenible

Son muchos los vehículos tanto terrestres como marinos o aéreos que han evolucionado mucho gracias al desarrollo de la …

A %d blogueros les gusta esto: