Inicio - Sociales - Científicos podrían haber descubierto una vacuna universal

Científicos podrían haber descubierto una vacuna universal

La nueva estrategia, al enfocarse en una sección del genoma viral común a todas las variantes, podría eliminar la necesidad de desarrollar distintas vacunas para cada cepa.

Científicos de la Universidad de California (Estados Unidos) han dado a conocer una nueva estrategia de vacuna basada en ARN que es eficaz contra cualquier cepa de un virus y segura incluso para bebés y personas con sistemas inmunitarios debilitados.

La vacuna, su funcionamiento y una demostración de su eficacia en ratones se describen en un artículo publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, señala un comunicado de la Universidad de California en Riverside (UCR).

“Lo que quiero destacar de esta estrategia vacunal es que es amplia (…) aplicable a cualquier número de virus, (…) eficaz contra cualquier variante de un virus y segura para un amplio espectro de personas. Esta podría ser la vacuna universal que hemos estado buscando”, dijo Rong Hai, virólogo de la UCR y autor del artículo, citado en el comunicado de prensa.

Predecir cepas de virus

Cada año, los investigadores intentan predecir las cuatro cepas del virus de la gripe con más probabilidades de prevalecer en la próxima temporada gripal, y la vacuna actualizada debe administrarse anualmente.

Lo mismo ha ocurrido con las vacunas contra el SARS-CoV-2, el coronavirus causante del Covid-19,arna que se han reformulado para dirigirse a subvariantes de las cepas dominantes en circulación.

Al dirigirse a una parte del genoma viral que es común a todas las cepas de un virus, la nueva estrategia eliminará la necesidad de crear vacunas diferentes.

“Tradicionalmente, las vacunas contienen una versión viva, muerta o modificada de un virus. El sistema inmunitario del organismo reconoce una proteína del virus y organiza una respuesta inmunitaria”, produciendo “células T que atacan al virus y detienen su propagación” y “células B de memoria que entrenan al sistema inmunitario” para prevenir futuros ataques.

La vacuna presentada ahora “utiliza una versión viva modificada de un virus”, pero “no depende” de esta respuesta inmunitaria –por lo que pueden tomarla bebés con un sistema inmunitario incipiente o personas inmunodeprimidas–, sino de pequeñas moléculas de ARN que silencian los genes causantes de la enfermedad.

“Un huésped –una persona, un ratón, quienquiera que esté infectado– producirá pequeños ARN de interferencia como respuesta inmunológica a la infección viral. Estos ARNi matan entonces al virus”, explica Shouwei Ding, catedrático de Microbiología de la UCR y autor principal del artículo, citado en el comunicado de prensa.

Dado que los virus causan enfermedades porque producen proteínas que bloquean la respuesta de ARNi del huésped, crear un virus mutante que no pueda producir la proteína para suprimir el ARNi debilita al virus.

“Puede replicarse hasta cierto punto, pero luego pierde la batalla contra la respuesta ARNi del huésped”, dijo Ding, y añadió: “Un virus debilitado de esta manera puede utilizarse como vacuna para reforzar nuestro sistema inmunitario ARNi”.

La nueva estrategia se probó en ratones mutantes, carentes de células T y B, y se comprobó que con una sola inyección de vacuna los ratones quedaban protegidos de una dosis letal del virus no modificado durante al menos 90 días (algunos estudios muestran que nueve días en ratones equivalen aproximadamente a un año humano). Incluso los ratones recién nacidos producen pequeñas moléculas de ARNi, por lo que la vacuna también los protegió.

La UC Riverside ya ha obtenido una patente estadounidense para esta tecnología de vacunas de ARNi y el siguiente paso de los investigadores es crear una vacuna contra la gripe para proteger a los niños.

“Si lo conseguimos, ya no dependerán de los anticuerpos de sus madres”, afirma Ding.

Los científicos también afirman que la posibilidad de que un virus mute para evitar esta estrategia de vacunación es pequeña.

“Los virus pueden mutar en zonas que no son objetivo de las vacunas tradicionales. Sin embargo, en este caso, el objetivo de los miles de pequeños ARN es todo su genoma. No pueden escapar”, afirma Hai.

Con una estrategia de “cortar y pegar”, los investigadores también creen que pueden fabricar una vacuna única para cualquier tipo de virus.

“Hay varios patógenos humanos bien conocidos, como el dengue y el SARS. Todos ellos tienen funciones virales similares”, por lo que la nueva estrategia “debería ser adecuada para estos virus”, dijo Ding.

fuente:diarioroatan.com

Más noticias...

Felicidades a los cumpleañeros de hoy

A %d blogueros les gusta esto: