Inicio - Ciencia y Tecnología - Probamos el DJI Mini 3 Pro, el dron más pequeño y completo

Probamos el DJI Mini 3 Pro, el dron más pequeño y completo

El DJI Mini 3 Pro

DJI tiene infinidad de drones de todo tipo, los menos conocidos son los profesionales dirigidos a empresas, y luego están los de consumo. En estos últimos podemos encontrar tres variantes, los Air, los Mavic, los Mavic Mini y los FPV, cada uno de ellos se adecúa a un tipo de uso.

La estrella es el Mavic 3, que ya hemos probado intensamente, un dron para los profesionales de la fotografía, robusto y que en cualquier circunstancia obtendrá unas buenas imágenes. Eso sí, debido a sus 900 gramos de peso y su volumen, no es un dispositivo pequeño y portátil. La doble cámara que ha instalado DJI, es de lo mejor que vamos a ver en un dron, una cámara Hasselblad con de CMOS 4/3 y 20 megapíxeles, video 5.1K y una segunda cámara como teleobjetivo con un zoom híbrido de 28x.

La estabilización en tres ejes hace que las imágenes estén perfectamente alineadas con el horizonte independientemente de la inclinación del drone. Pero eso no es todo, su construcción le permite alcanzar grandes altitudes y distancia, además de soportar casi vientos huracanados, lo decimos por experiencia.

Pero si estamos hablando de consumo, para un usuario casual, es decir, el que piensa, «me llevo el dron por si acaso» y no, «voy a coger el dron para sacar fotos», el Mini 3 Pro es perfecto gracias a sus 249 gramos de peso, reducido tamaño y su nivel de automatización; un gran dron para cualquier uso.

Muchos han criticado al Mini 3 Pro de no aportar mucha mejora sobre el Mini 2. Es cierto que en imagen no vamos a notar mucha diferencia, ni en autonomía y el peso es el mismo. Pero el diseño ha cambiado radicalmente, se nota que DJI ha rediseñado el Mini desde cero. Incluso los soportes de las hélices se pueden desplegar indistintamente sin orden predeterminada, no como en el Mini 2.

Sin mucha mejora en la cámara y poca autonomía

Aunque su construcción extremadamente ligera, para evitar la regulación de AESA y no necesitar licencia, podría parecer un tanto endeble, lo es sólo en apariencia. En estas semanas que lo hemos usado, lo hemos estrellado unas cuantas veces y ha aguantado perfectamente las caídas. Eso sí, el peso juega en su contra con el viento y no tiene nada que ver con el 3, las rachas fuertes probablemente lo arrastrarán.

Imagen capturada con el dron J. O.

La batería de 2.453 mAh se supone que da para 34 minutos de autonomía, pero luego en la práctica excede ligeramente los 20 minutos, igual que pasa en otros drones, el viento, además del margen de seguridad reducen mucho la autonomía.

El sensor es un CMOS de 1/1,3 pulgadas que proporciona imágenes de 12.1 o 48 megapíxeles y video 4K de 60 fps. Algo mejor que el Mini 2, pero no un salto sustancial. El DJI Mini 3 Pro tiene modo profesional y formato RAW, pero lo mejor son las tomas automáticas como los Quickshots o los Mastershots, que enfocando en un objeto hará una serie de videos, con muy buen resultado. Tanto el video como las imágenes nos han sorprendido gratamente, aunque esperábamos un poco más del HDR en fotografía y video a contraluz.

Tecnología para seguirte

Uno de los aspectos más novedosos que ha incluido DJI de los que más hemos disfrutado respecto al Mini 2, es el ‘tracking’, ‘follow me’ o tecnología de seguimiento, donde el DJI Mini 3 Pro hace un buen papel, pero que queda lejos del Mavic 3.

Muchas de las quejas del Mini 1 y 2 fueron la falta de la opción de seguimiento del dron, es decir, que seleccionando un objeto fuera capaz de seguirlo mientras va grabando video. El Mini 3 Pro es capaz de hacerlo gracias al sistema anticolisión compuesto por dos cámaras delanteras y dos inferiores, por lo que éste sólo cubre cuando va hacia delante.

Este sistema APAS 4.0 se detendrá evitando colisiones en modo manual, pero también lo hará en los modos automáticos y en el seguimiento. Además, esquiva obstáculos, y lo hace sorprendentemente bien. Si el Mini se encuentra con ramas, árboles u otros elementos en el camino, los rodeará, siempre que el objetivo no desaparezca durante mucho tiempo, y la luz sea la adecuada. En lugares de baja luminosidad, o con el sol de frente, el sistema de seguimiento no es tan efectivo. Durante las pruebas hicimos seguimiento de personas en bici o de barcos, y el resultado fue bueno, incluso a una velocidad media/alta, con curvas y en bosque, el Mini 3 Pro no se despegaba del objetivo.

Así es el control

El DJI Mini 3 Pro viene en dos opciones, uno que incluye el DJI RC Smart Controller, con una pantalla de 5,5 pulgadas, 700 nits de brillo y 390 gramos por 999 euros, y otro con el RC-N1 que ya incluía el Mini 2 por 829 euros. El DJI RC es un mando bastante voluminoso pero que ahorra el tener que conectar el teléfono, y eso hace que puedas estar usando el dron mucho más rápido.

El alcance son varios kilómetros, pero en la práctica, además de que es ilegal perder el dron de vista, se traduce a unos cuantos cientos de metros. El DJI RC Smart Controller, una novedad en la serie Mini, nos ha dejado una sensación agridulce, es un mando conveniente, pero al mismo tiempo complicado de manejar. Echamos de menos cosas como el bloqueo de teclas o algún tutorial para pasar las imágenes del dron al mando.

Si eres una persona activa, tener un dron en un formato minúsculo con 249 gramos de peso y seguimiento inteligente, puede hacer de esas tomas montando en bicicleta, navegando, haciendo senderismo o esquiando algo único, casi profesional. Un nuevo punto de vista diferente a la clásica GoPro, con una excelente calidad de imagen, estabilidad y una sencillez extrema de manejo.

Más noticias...

El robot Curiosity, 10 años explorando terrenos marcianos

Este mes se cumplen diez años de la llegada del rover robótico Curiosity a la …

A %d blogueros les gusta esto: