Inicio - Ciencia y Tecnología - Una partícula de materia oscura estaría escondida en los rayos X de las estrellas de neutrones

Una partícula de materia oscura estaría escondida en los rayos X de las estrellas de neutrones

Una partícula de materia oscura estaría escondida en los rayos X de las estrellas de neutrones

Un avance revolucionario en torno al descubrimiento de la materia oscura podría concretarse si se comprueba la existencia de axiones ocultos en los rayos X de estrellas de neutrones, ubicadas a 1.500 años luz de la Tierra. Los axiones son “partículas fantasma” que, según diversas interpretaciones, podrían formar parte de la enigmática materia oscura.

El posible hallazgo se basa en la detección de niveles inusualmente altos de emisión de rayos X, a partir de un trabajo de investigación de científicos de la Universidad de Minnesota. Los especialistas utilizaron datos provenientes de los observatorios espaciales XMM-Newton y Chandra, analizando una colección de estrellas de neutrones conocida como Magnificent Seven (Siete Magníficos).

Vale recordar que los axiones también son predichos por la teoría de cuerdas, basada en la idea de que todas las fuerzas y partículas del universo están unidas como parte de un mismo marco. Si se confirma el descubrimiento de axiones, constituiría uno de los mayores hallazgos científicos en el campo de la física.

Teorizados por primera vez en la década de 1970, los axiones protagonizan actualmente uno de los mayores esfuerzos en la física de partículas de alta energía, tanto en teoría como en experimentos. Es que su comprobación significaría el virtual hallazgo de la materia oscura, el Santa Grial que explicaría gran parte de la naturaleza constitutiva del universo.

EN EL NÚCLEO DE LAS ESTRELLAS

Según un comunicado, los investigadores sostienen que las elevadas emisiones energéticas detectadas podrían ser axiones debido a que los mismos se producirían en el núcleo de una estrella de neutrones, en forma de subproductos de la colisión de neutrones y protones.

Posteriormente, las partículas se dispararían hacia el fuerte campo magnético de la estrella, transformándose en fotones y conformando los rayos X detectados por los telescopios en la Tierra. Las elevadas emisiones energéticas tendrían su origen en el exceso de fotones generado por los axiones, que se sumarían a los producidos previamente por las estrellas de neutrones.

Como en el espacio existen muchos procesos que pueden producir los niveles de radiación detectados, el equipo de astrónomos tuvo que examinar al detalle otras fuentes potenciales de emisión. Por ejemplo, los púlsares presentan emisiones de rayos X a un nivel similar. Pero al mismo tiempo emiten ondas de radio y otras formas de energía, que no están presentes en los registros acumulados en los Siete Magníficos.

Otras posibilidades descartadas fueron la presencia de fuentes de emisión energética cercanas a las estrellas de neutrones y la acumulación de rayos X provenientes de otros orígenes. En definitiva, los científicos pudieron comprobar en el estudio publicado en la revista Physical Review Letters que las misteriosas emisiones provienen efectivamente de las estrellas de neutrones.

Más noticias...

Un gemelo cuántico de la Tierra velará por la salud del planeta

Europa inicia este año el desarrollo del programa Digital Twin Earth, una réplica digital dinámica …

A %d blogueros les gusta esto: